El paso del huracán María cambió, pausó y retrocedió muchas cosas en Puerto Rico. La devastación de las telecomunicaciones y la falta de energía en todo el país, afectó el impacto, acceso y penetración en las redes sociales pero aun así, con su limitación de uso, las redes sociales siguen siendo un medio importante para la comunicación. Sin embargo, no se pueden usar, consumir ni manejar las redes sociales de la misma manera que antes; el país y las personas están sumergidos en un estado de crisis. Es la primera vez que ocurre una catástrofe en tiempos de redes sociales y es importante crear conciencia sobre la responsabilidad de generar un contenido que aporte al proceso de restauración y reconstrucción del país.

Los medios de comunicación tradicionales como los periódicos, radio y televisión son controlados por profesionales especializados y definidos (unas pocas personas). En cambio las redes sociales, es el medio que permite a cualquier persona con internet y un teléfono inteligente, difundir información a miles de personas. El desconocimiento de las implicaciones negativas en el mal manejo de la información puede ser nefasto en momentos de crisis. Es por esto que el usuario de las redes sociales debe crear conciencia sobre el impacto y aportación que puede hacer a través de un uso responsable.

Las marcas o empresas al igual que los influencers también juegan un papel muy importante en generar contenido responsable que aporte a la estabilización del país, al manejo de información que aporte a la reconstrucción del país y apoyo a los usuarios de las redes sociales. El manejar información, difundir imágenes, videos, crear y compartir contenido debe seguir unos protocolos particulares y mas rigurosos en momentos de crisis donde la población esta afectada emocionalmente.

Siguiendo estándares en el manejo de las comunicaciones en momentos de crisis, detallamos unas guías y aspectos para tener en consideración en el uso de redes sociales.

Ciudadanos:

  1. Las redes sociales, aunque limitadas, siguen siendo un vehículo importante de comunicación. Se debe ser responsable en el uso de este medio y en la información que se comparte durante la crisis, desde la fase de emergencia y sobrevivencia (3-6 meses) hasta la fase de recuperación (1 año).
    1. Solo compartir información de fuentes confiables.
    2. De querer y/o necesitar compartir una información, se debe validar la confiabilidad del medio y/o recurso emisor del contenido.
      • Validar historial de publicaciones, calidad del contenido, si tiene un equipo de trabajo de profesionales, entre otros criterios.
    3. Usar la red para informar y proveer aliento en momento de crisis.
    4. No se debe usar la red para generar mayor ansiedad y desasosiego.
      • Si bien es cierto que necesitamos desahogarnos y que hay días mas difíciles que otros, lo correcto en momento de crisis no es hacerlo en las redes porque tiene muchas repercusiones que no podemos controlar. Hay muchas personas solas o con condiciones mentales o simplemente débiles, que pueden descontrolarse aun mas solo con tener acceso a información negativa que aumente la ansiedad y desesperación.
      • Se recomienda desahogarse en un diario si esta solo o con alguna persona cercana. Luego del acto de desahogo, se recomienda buscar herramientas que alimenten su espiritualidad, ya sea a través de respiraciones, meditaciones u oración.
    5. Se debe proveer información que oriente e instruya. Recuerda, es una crisis.
    6. Comparta información relevante a su comunidad (redes sociales de su Municipio, agencias oficiales, federales, horarios de establecimientos abiertos, artículos de primera necesidad en venta o disponibles, actividades de ayuda comunitaria, oportunidades de empleo y/o ayuda).

Marcas y/o influencers:

  1. Toda iniciativa de redes sociales debe estar en una base de comunicación tradicional. Para que sea exitosa debe integrar conceptos de mercadeo básico:
    • Persona a persona
    • Medios tradicionales (radio y periódicos)
    • Identificar grupos y lugares claves para promover el mensaje
    • Tener de uno a tres mensajes claves bien definidos y usados igualmente en todos los medios e iniciativas para que el mensaje sea contundente y homogéneo.
    • Contemplar mayor tiempo para que el mensaje pueda difundirse y llegar a los públicos deseados, mas aún si requiere una acción específica. No hay la inmediatez que existía antes de María.
  1. El contenido de las marcas y/o influencers definitivamente cambia y hay que salir a la calle, hablar con la comunidad y hacerse relevante fuera de las redes. No pueden actuar igual que antes, no será relevante ni causará impacto.
  2. ¡En la unión esta la fuerza! Únete con otras personalidades, medios, marcas e iniciativas que estén alineadas a tu estilo y misión para obtener mayores resultados.
  3. OJO con el contenido. Mientras las comunicaciones estén débiles:
    • Evita videos extensos que no pueden ser apreciado por todos.
    • Refuerza las imágenes en las redes con texto explicativo, ya que a veces no bajan las imágenes en buena resolución. Inclusive si la información es algo que tiene que ver con el manejo de la emergencia, evita imágenes, usa solo texto.
    • Facilita los procesos y acceso a la información. Evita enlaces para abrir otras páginas, formularios que carguen los sistemas.
    • Evita contenido que esté fuera de la realidad del país. Recuerda que todos los esfuerzos deben de concentrarse en la recuperación.
  4. Busca tener contacto directo con las personas. En momentos de crisis, todos necesitamos un respiro, abrazar y recibir apoyo de las personas a las que admiramos, queremos y seguimos.

En resumen, la influencia de las personas es clave en estos momentos pero no se puede actuar igual. Hay consideraciones de la crisis y estado de la situación del país que hace que todo cambie. En estos momentos hay que unir todas las influencias positivas para una sola meta: recuperación de Puerto Rico.