Junio 2017 -San Juan, Puerto Rico / Desde Schiedam, Holanda llega el Ketel One Kitchen hasta el reconocido restaurante en la Calle Loíza, Sabrina. El mismo es un concepto diseñado para disfrutar de los ingredientes locales y frescos en la creación de cocteles artesanales únicos siguiendo la predilección del paladar de cada persona. A través de este taller de mixología interactivo y guiados por Paulo Figueiredo, embajador global de Ketel One y Carlos Irizarry, mixólogo oficial de la marca en Puerto Rico, las personas aprenden a catar vodka a ciegas para luego encontrar el balance perfecto en un coctel.

Durante el Ketel One Kitchen, las personas degustaron el vodka sin mezclar; ejercicio que ayuda a apreciar los componentes y sabor base de muchos cocteles. La vodka artesanal holandesa Ketel One, está hecha con 100% trigo europeo y utiliza una combinación de técnicas modernas y tradicionales para su destilación. “Ketel One vodka tiene un sabor muy fresco al paladar con un final suave. Esto es muy difícil encontrar en cualquier vodka y por esto es considerada la vodka favorita de los bartenders”, expresó Carlos Irizarry. Una vez se han degustado diferentes tipos de vodka incluyendo el Ketel One, las personas aprenden el balance de un coctel utilizando, concentrado de jugos naturales, hierbas frescas y amargos.

Sobre el evento:

Para la Familia Nolet, destiladores de la vodka artesanal ultra-premium por más de once generaciones, la cocina es un espacio para la confraternización donde ocurren momentos y conexiones inolvidables. Es por eso que en esta edición el Ketel One Kitchen reunió a un grupo de personas en el restaurante Sabrina en la Calle Loíza. Carlos Irizarry recibió a los invitados con un vistoso ponche adornado con rosas blancas al cual llamó, Ponche del Mercado. El mismo fue hecho con distintos ingredientes como jugo de zanahoria, limón, oleo zaccharum de té de gengibre y Ketel One Vodka. De igual forma el chef Juan Camacho, deleitó a los invitados con ricos platillos emblemáticos del restaurante.

El mixólogo desarrolló un concepto fácil de ejecutar y divertido para el taller de mixología dándole un giro creativo a la dinámica para que los invitados crearan “Quirky Cocktails”. Tuvieron la oportunidad de darle su gusto distintivo al tradicional “Bloody Mary” confeccionando cocteles con variedades de jugos como el de remolacha, jugo de vegetales, piña fresca puertorriqueña y jugo de zanahoria. Al final degustaron un Espresso Martini, un coctel clásico pero fundamental en la coctelería con el cual brindaron junto a Irizarry exclamando Proost! Además de significar salud en holandés, esta icónica palabra para brindar con Ketel One Vodka se utiliza para manifestar buenos deseos hacia familiares y compañeros.

Para más información sobre Ketel One Kitchen visite: www.facebook.com/worldclasspr.